Seguramente te has planteado muchas veces como puedes enseñar a pensar por sí mismo a tus hijos.

Si lo has hecho, estoy convencida de que te estás formulando las preguntas adecuadas como padre o madre para transmitir una de las bases más importante y difíciles del razonamiento que les servirá de referente en sus vidas; pensar por sí mismos de forma crítica y responsable.

No es tarea fácil, ya te lo adelanto, puesto que vivimos en un entorno nos ofrece múltiples ideas de sobre dónde y en qué gastar el dinero, cada vez se da más importancia a lo banal y nos intentan convencer que nuestras vidas han de ser perfectas.

 


Aprender a identificar trampas, juegos sucios, mentiras, falsas noticias y manipulaciones, analizar, tener criterio propio, pensar por sí mismos y tomar decisiones responsables hará que tus hijos puedan evitar sufrimientos innecesarios en el futuro.


 

 

INFLUENCIAS EXTERNAS QUE AFECTAN A SUS DECISIONES

Si estás leyendo esto y tienes hijos, seguramente les has oído hablar de las reflexiones y consejos de sus youtubers e influencers  favoritos, de cómo vestir, qué música escuchar, qué perfume ponerse y otros tantos productos más.

Actualmente alguien con un mínimo de 15.000 seguidores en las redes se convierte en una autoridad cualificada que ofrece a sus seguidores consejos interesados sobre que marca de ropa, zapatos o aplicaciones deben tener porque son lo más “fashion” del momento. Nuevas formas de vender, sin duda, multiplicadas por mil que les somete a esa hiperacción constante y a diario que anula su capacidad de analizar decisiones.

 

Activar el pensamiento crítico en tus hijos

 

EXPUESTOS A LA PUBLICIDAD INDISCRIMINADA

No recuerdo en qué momento perdimos aquella publicidad artesanal, en la que veías un anuncio y valorabas su originalidad y el trabajo que había detrás y en qué momento exacto quedó obsoleto el lava más blanco con Ariel, el hoy comemos con Isabel o el vuelve a casa por Navidad. Esa publicidad ,vista ahora en perspectiva y con el tiempo, me parace inocente comparada con el bombardeo actual al que están sometidos nuestros hijos. Ese tipo de publicidad que te gustaba o no, pero no te empujaba a consumir de forma desenfrenada ni te hacía sentir más infeliz si no lo comprabas.

Si  al producto «influencer»  le sumamos además los impactos constantes para obligarnos a sentirnos felices (sentirse y ser feliz no es precisamente lo mismo) con la compra de productos, tomándonos imágenes imposibles para colgar en las redes  o incluso adornándolo con libros de autoayuda, nos acaban convirtiendo en drogodependientes emocionales que consiguen anular a su peor enemigo, el pensamiento crítico.

 


La dictadura de la acción y el culto al instante se imponen frente a la reflexión.

Es urgente preparar a tus hijos para que activen el pensamiento crítico como autodefensa, les ayudará a tomar decisiones adecuadas.


 

ENSÉÑALES A REFLEXIONAR Y A ACTIVAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO

Enseñar a tus hijos desde pequeños a reflexionar, no te quepa duda, es uno de los mejores aprendizajes que les puedes transmitir para la vida. Aprender a identificar trampas, juegos sucios, mentiras, falsas noticias y manipulaciones, analizar, tener criterio propio, pensar por sí mismos y tomar decisiones responsables les evitará sufrimientos innecesarios en el futuro.

En un momento en el que la imposición de la dictadura de la acción y el culto al instante se imponen frente a la reflexión es más urgente preparar a nuestros hijos para que activen el pensamiento crítico como autodefensa y les aporte argumentos sólidos para tomar decisiones.

Trabajar el pensamiento crítico es una disciplina que necesita tiempo, pero para empezar de una forma simple te voy a ofrecer un sencillo ejercicio para que tu hijo o hija puedan empezar a practicarlo.

 

HACERSE LAS PREGUNTAS ADECUADAS

Cuando te pidan que les compres algo o deseen comprarse algo que consideres prescindible o se trate de un capricho o simplemente no lo consideres adecuado para ellos, proponles que siempre se hagan estas 3 preguntas antes de tomar una decisión:

 

  1. ¿Qué emoción me impulsa a desearlo?
  2. ¿Realmente lo necesito?
  3. ¿Tenerlo mejorará mi vida?  ….haz que se contesten ellos mismos.

LOS 5 INTERRUPTORES EMOCIONALES QUE LES AFECTAN

Es sobradamente conocido que nuestras emociones dirigen las decisiones de compra, las necesidades están impulsadas por la lógica mientras que los deseos están impulsados por las emociones.

Te pondré un ejemplo muy simple:

Todos necesitamos comer para sobrevivir pero nadie necesita pizzas, hamburguesas, pasteles o helados de forma imprescindible para nuestra supervivencia. Comemos estos alimentos porque los deseamos y nuestros deseos están directamente relacionados con nuestras emociones. Para ello tenemos que conocer y saber identificar los 5 interruptores emocionales más poderosos que existen y que nos impulsan a comprar cosas que no necesitamos realmente, Amor, Orgullo, Culpa, Miedo y Codicia. Si aprendes a identificarlos y reflexionas con tus hijos sobre ellos, les ayudarás a tener conciencia y a rectificar de forma reflexiva algunas conductas de consumo irracional.

 

Todos necesitamos comer para sobrevivir, pero nadie necesita pizzas, hamburguesas, pasteles o helados para alimentarse adecuadamente.

 

IDEAS BÁSICAS PARA REFLEXIONAR CON TUS HIJOS

Reflexiona con tus hijos antes de hacerles este planteamiento, háblales de las necesidades que hay en muchos lugares del mundo, de las personas más desfavorecidas que no tienen lo básico para vivir,  que nuestro planeta tiene recursos finitos. Háblales también de las emociones y cómo influyen en nuestras decisiones.

Muchas personas compran cosas que no necesitan por insatisfacción personal, porque creen que encontrarán  la felicidad en los bienes materiales. Este tipo de consumo ofrece una satisfacción con fecha de caducidad a muy corto plazo la mayoría de las veces y que al final quien compra lo que NO necesita acaba robándose a sí mismo.

Si deseas enviarme un mensaje, comentario o contactar conmigo puedes hacerlo a través de este formulario o a través del apartado contacto en nuestra web memoryteca.com

Firma Eva Forcadell